Según aumenta la temperatura, igual lo hacen los factores de riesgo para diabéticos

Mayo Clinic ofrece sugerencias para estos pacientes, desde hidratación a medicamentos protectores.

Las fuertes temperaturas de la primavera y verano pueden traer posibles problemas para las personas que padecen enfermedades crónicas, como diabetes.  “El riesgo mayor de sufrir deshidratación y de que se dañen los medicamentos o el equipo para la diabetes son algunos de los problemas que los pacientes enfrentan durante los meses de calor”, comentan los médicos de Mayo Clinic en Arizona, los doctores Adrienne Nassar, especialista del departamento de medicina interna, y Curtiss Cook, endocrinólogo.

Los resultados de un estudio de Mayo Clinic realizado en 2010 y dirigido por los doctores Nassar y Cook reveló que los diabéticos necesitan aprender más sobre cómo vencer el calor y tomar precauciones cuando suben las temperaturas y aumenta el nivel de humedad.

El estudio descubrió que en muchos casos, los pacientes diabéticos esperaban demasiado tiempo antes de tomar medidas para protegerse a sí mismos del calor, aguardando generalmente hasta llegar a los 37 grados Celsius.  Solamente 39 por ciento de las personas que respondieron tenían conciencia de que el calor afecta la eficacia de los medicamentos y dispositivos para controlar la glucosa.  Además, más de un tercio de los pacientes dejaba en casa sus medicamentos y equipo básico para la diabetes, en lugar de exponerlos al calor, y no contaban con los medios necesarios para revisarse el azúcar sanguíneo ni tomar medicamentos en caso necesario.

“Los diabéticos que viven en climas calientes deben ser más concientes de que el calor afecta la forma de controlar su enfermedad y que no se debe esperar hasta que la temperatura sea alta para tomar precauciones”, advierte la Dra. Nassar.  Los investigadores de Mayo Clinic ofrecen a los pacientes diabéticos las siguientes sugerencias, según empieza a subir la temperatura:

  • Revisar con frecuencia los niveles de azúcar durante todo el día, especialmente al hacer ejercicio, porque el azúcar sanguíneo podría fluctuar.
  • En caso de salir de viaje, transportar los insumos (insulina y derivados) y medicamentos para la diabetes dentro de una bolsa aislada y protegida por paquetes de hielo (evitar que se congelen).
  • Evitar hacer ejercicio en el calor y, en su lugar, hacerlo dentro de algún sitio con aire acondicionado.
  • Usar vestimenta de colores claros y de telas que “respiren”.
  • Proteger los pies y nunca caminar descalzo sobre superficies calientes.
  • Vigilar cualquier señal de un posible golpe de calor, como mareo, desmayo o excesiva sudoración.  Buscar atención médica de inmediato en caso de presentar síntomas.
  • Mantenerse bien hidratado y evitar consumir bebidas alcohólicas o con cafeína que puedan deshidratarlo.

Fuente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.