Reducir tratamientos y pruebas diagnósticas no supondría un ahorro, sino un coste social y económico