Reducir tratamientos y pruebas diagnósticas no supondría un ahorro, sino un coste social y económico

Reducir tratamientos y pruebas diagnósticas no supondría un ahorro, sino un coste social y económico

El Gobierno del PP ha emprendido un camino que representa el cambio de nuestro modelo sanitario público y universal.

UGT recuerda que el artículo 43 de la Constitución Española reconoce el derecho a la protección a la salud y afirma que ahora caminamos hacia un modelo que tiende a la privatización, que cada vez es menos universal (exclusión de diferentes ciudadanos, en función de la renta, e inmigrantes en situación irregular) y, por tanto, menos público.

El Ejecutivo ha quebrado la Cartera de Servicios y la ha dividido en una parte común (ya pagada con impuestos); una parte suplementaria (por primera vez, el enfermo pagará dos veces por determinados servicios, una vía impuestos y otra en el momento del uso del mismo) y otra complementaria, a discrecionalidad de las Comunidades Autónomas. Se rompe, así, el Sistema Nacional de Salud, que garantizaba la igualdad para el conjunto de los ciudadanos, independientemente del lugar de residencia, y se corre el riesgo de que se produzca una ruptura de la cohesión territorial en esta materia y coexistan 17 sistemas de salud con diferentes prestaciones.

Ya pagamos más por los medicamentos (en algunos casos se asume el coste total, tras el decretazo impuesto por el Ministerio de Sanidad, retirando numerosos fármacos imprescindibles para la curación de los enfermos). Se ha empezado a repagar por prestaciones, como las prótesis, el transporte sanitario, y ahora, también, se estudia reducir los tratamientos y pruebas diagnósticas que incluye la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud. Entre ellas se ponían en duda pruebas como las mamografías que han puesto el grito en el cielo de los ciudadanos.

Esta medida no supone un ahorro sino que incrementará el coste económico y social. Aumentará el número de ciudadanos que enfermarán y, por tanto, el gasto en tratamientos, los periodos de recuperación, la gravedad de las enfermedades y el tiempo de las bajas, poniendo en mayor riesgo a los más desprotegidos.

UGT demanda al Ejecutivo que no oculte la realidad y admita que las medidas que ha impuesto representan un nuevo modelo sanitario de España, que termina con la universalidad de nuestro Sistema.

Fuente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.