CSI-CSIF también ve peligrar la paga de los funcionarios

La polémica que surgió la semana pasada sobre el posible recorte de la paga extra que cobrarán en junio los funcionarios sigue dando que hablar a pesar de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero se esfuerza en negar rotundamente esa posibilidad. El sindicato de funcionarios mayoritario CSI-CSIF mostró ayer sus dudas sobre las promesas realizadas por distintos miembros del Ejecutivo socialista. El presidente del sindicato, Domingo Fernández, manifestó en Soria su temor por un nuevo recorte de las retribuciones complementarias de los funcionarios una vez que se celebren las elecciones autonómicas y municipales del domingo.

Fernández, que ha considerado un error que el Gobierno de España deje en manos de los gobiernos autonómicos la regulación de esta parte de los salarios de los empleados públicos, calificó de «peligro cierto» la reducción de las retribuciones complementarias ya que algunos dirigentes autonómicos ya lo han insinuado.

En su opinión, el problema de la estructura de la función pública está en la administración paralela montada por las comunidades autónomas, con miles de empresas públicas y sin control «y es donde habría que recortar». Fernández pidió a la clase política que también «se apriete el cinturón» en el Estado de las autonomías «que sabemos que es ingobernable».

«Miedo a perder votos»

Además, aseguró que se habían conseguido, con el esfuerzo de todos, unos servicios públicos de calidad que ahora se están poniendo en peligro porque la clase política «no sabe ahorrar en sitios con despilfarro y nos tememos que cuando pasen estas elecciones, que ya no tendrán miedo a perder votos, empiecen otra vez a recortar los servicios públicos», informa Efe.

El presidente de CSI-CSIF calificó el recorte en vigor de las retribuciones de los empleados públicos como «fuerte», «improvisado» y «chapucero», con fallos «gravásemos» como la ruptura de la proporcionalidad de las retribuciones básicas y la reducción drástica de las pagas.

Por su parte, la secretaria de Estado para la Función Pública, Consuelo Rumí, insistió ayer en que no está previsto ningún recorte y atribuyó este «rumor» a la campaña electoral. Aseguró que el salario de los empleados públicos para este año será exactamente el mismo desde el mes de junio hasta el mes de diciembre».

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba