Uso médico y terapéutico

Uso médico

El ácido hialurónico es un componente importante del líquido sinovial, y se ha visto que aumenta la viscosidad del fluido. Junto con la lubricina, que es uno de los principales componentes de lubricación del fluido. El Ácido hialurónico es un componente importante de articular del cartílago, donde está presente como una capa alrededor de cada celda (condrocitos). El peso molecular (tamaño) del Ácido hialurónico en el cartílago disminuye con la edad, pero la cantidad aumenta.

Uso médico y terapéutico

El Ácido hialurónico se ha usado en intentos de tratar la osteoartritis de rodilla a través de inyecciones o infiltraciones en la articulación. No se ha demostrado, sin embargo, que proporcione un beneficio significativo y tiene efectos adversos potencialmente graves. Sin embargo yo, personalmente, he visto beneficios en pacientes y amigas tratadas con estas infiltraciones, por supuesto por un médico amigo mio y traumatólogo cualificado. Con nuestra salud no deberíamos jugar, así que poneros en manos de profesionales.

El Ácido hialurónico es también un componente principal de la piel, y está implicado en la reparación de tejidos. La piel seca y escamosa (xerosis) como la causada por la dermatitis atópica (eccema) se puede tratar con una loción para la piel cuya receta contiene hialuronato de sodio como su ingrediente activo. Cuando la piel está expuesta a un exceso de rayos UVB, se inflama (quemadura solar) y las células en la dermis dejan de producir la mayor cantidad de ácido hialurónico, y aumenta la tasa de su degradación. Los productos de la degradación del ácido hialurónico se acumulan en la piel después de la exposición UV.

Aunque es abundante en las matrices extracelulares, el ácido hialurónico también contribuye a la hidrodinámica del tejido, el movimiento y la proliferación de las células, y participa en una serie de interacciones de los receptores de la superficie celular. En algunos tipos de cáncer, los niveles de ácido hialurónico se correlacionan bien con la malignidad y el mal pronóstico. El Ácido hialurónico, por lo tanto, se utiliza a menudo como un marcador tumoral de próstata y en el cáncer de mama . También puede ser usado para monitorear la progresión de la enfermedad. 

El Ácido hialurónico también puede ser utilizado después de una operación para inducir la cicatrización de los tejidos, especialmente después de la cirugía de las cataratas. Los modelos actuales de la cicatrización de heridas proponen que los polímeros más grandes de ácido hialurónico aparezcan en las primeras etapas de la cicatrización para hacer físicamente espacio para los glóbulos blancos de la sangre, que se encargan de la respuesta inmune.

El Ácido hialurónico también se ha utilizado en la síntesis de los andamios biológicos para aplicaciones de curación de heridas. Estos andamios típicamente tienen proteínas tales como fibronectina unidos al ácido hialurónico para facilitar la migración celular en la herida. Esto es particularmente importante para las personas con diabetes que sufren de heridas crónicas. En algunos países se usa como cicatrizante de heridas y úlceras de decúbito en aplicación tópica.

También se utiliza en la viscososuplementación, una técnica para sustituir el líquido sinovial perdido durante las artroscopias y como tópico o en sesiones de mesoterapia. El uso principal del ácido hialurónico en medicina (en cuanto a número de veces, no en importancia médica), es como material de relleno en cirugía y odontología estética, utilizándose en implantes y rellenos.

Así mismo, se emplea en clínicas de fertilidad, en el aumento de volumen de los tejidos y como suplemento nutricional para las articulaciones en tratamientos por dolores en las mismas o con osteoartritis y para el tejido conjuntivo o conectivo. El ácido hialurónico puede también eliminar los radicales libres, los subproductos dañinos para el tejido derivados del metabolismo del oxígeno, que pueden provocar inflamaciones y cáncer. También en la cirugía ocular veterinaria.

A través de una instilación vesical, es un tratamiento con buenos resultados en la cistitis intersticial. En 2007, la EMA extendió su aprobación de Hylan GF-20 como un tratamiento para el dolor de tobillo y del hombro con osteoartritis.