Un francés acusa a un medicamento de convertirlo en adicto al sexo y al juego