Trombosis con hipertensión

quetecuen escribió

RAQUEL BARBA (elmundo.es)

MADRID.- Un estudio realizado en Valencia y publicado en la revista ‘Stroke’ demuestra que uno de cada cuatro pacientes con hipertensión tiene riesgo de sufrir una trombosis cerebral en los 10 años siguientes y que este riesgo es muy superior al de los individuos que no tienen la tensión elevada.

La tensión alta es un factor de riesgo de enfermedad cerebrovascular conocido. Se sabe que los pacientes con cifras de tensión elevadas tienen más probabilidades de padecer enfermedades como la aterosclerosis, que puede conducir a la aparición de trombosis cerebral, y de tener sangrados cerebrales relacionados con rotura de vasos por la alta presión con la que circula la sangre. Las consecuencias de una trombosis cerebral pueden ser muy importantes para el paciente ya que pueden producir discapacidad, demencia o incluso la muerte.

Estimar el riesgo concreto en una población determinada fue el objetivo de un estudio realizado por los doctores Josep Redón, José Aznar y el grupo de investigadores del ‘PREV-ICTUS estudio’, de la Unidad de Hipertensión del Hospital Clínico de Valencia y del Hospital de la Marina Alta de Denia. En el trabajo participaron 7.343 individuos captados en diferentes centros de Salud de la Comunidad Valenciana.

En el momento de la inclusión en el estudio el 73% de los pacientes era hipertenso y el 12,8% tenía cifras de tensión altas sin diagnóstico de hipertensión. El resto de los individuos tenía cifras tensionales normales.

La edad media de los pacientes incluidos fue de 71,6 años, el 34% era obeso y el 27% diabético. La mitad de los pacientes estudiados eran mujeres (53,4%). A todos los individuos se les hizo una valoración clínica, un electrocardiograma y un análisis de sangre.

Se comprobó la presencia de hipertrofia de ventrículo izquierdo (agrandamiento del tamaño del corazón que aparece en los pacientes con hipertensión) en el 13% de los individuos. Un 8,4% tenía una fibrilación auricular (una arritmia que predispone a la aparición de trombosis cerebrales) y un 28,9% una enfermedad cardiaca ya establecida.

Factores peligrosos

La existencia de hipertrofia de ventrículo, fibrilación auricular, diabetes, enfermedad cardiovascular establecida, todas ellas factores de riesgo de trombosis cerebral, fue mucho más frecuente en los pacientes con hipertensión que en los que no la tenían.

Entre los pacientes hipertensos casi uno de cada tres (29%) tenía malos controles de tensión. Es decir, pese al tratamiento y las medidas higiénico-dietéticas, sus cifras de tensión seguían por encima de 135/85.

Un 19,3% de todos los pacientes valorados presentó una trombosis en los 10 años posteriores. El riesgo fue mayor en los pacientes con hipertensión diagnosticada, ya que alcanzaron el 24% de los casos, seguido de los sujetos con cifras tensionales elevadas, pero sin criterios de hipertensión, que tuvieron trombosis en el 12,7% de los casos. Sólo el 5% de los participantes con tensiones normales sufrió un ictus.

“La hipertensión arterial aumenta el riesgo de tener una trombosis”, comentan los autores del estudio. “La existencia de otros factores de riesgo, además de la hipertensión, hace que la probabilidad de tener un evento sea aún mayor en ciertos individuos”. El abordaje integral de los pacientes, con control de su tensión, su azúcar, su peso y su actividad física, es imprescindible para poder reducir el riesgo a medio plazo de problemas cerebrovasculares serios.