Rafael Torres.- Al margen.- Números malos.

El Gobierno intenta vender el empobrecimiento en todos los órdenes de la sociedad española, que él decreta y ejecuta al dictado de los prestamistas, como una cuestión de números y de cuentas: tienen que cuadrar para que el Estado se salve de la bancarrota.