Paros cardíacos con esperanzas de vida

El cangués Óscar Graña, impartiendo el curso de reanimación básica a bordo de una nave.
El cangués Óscar Graña, impartiendo el curso de reanimación básica a bordo de una nave.

Actuar en los primeros cinco minutos salvó la vida de varias personas en la comarca

Saber aplicar las técnicas básicas de reanimación en los primeros cinco minutos de un paro circulatorio salvará la vida del afectado. Pero la gran mayoría de la población desconoce el método. En la asociación cultural Ensino e Formación en Emerxencias de Galicia (Efega) son conscientes de la gravedad del asunto y por ello, con cursos básicos de reanimación cardiopulmonar y desfibrilación semiautomática externa, quieren que todos sepan actuar mientras no llegan los servicios médicos. Por ello, forman a colectivos profesionales como la Policía, pero también quieren enseñar en colegios, algo que desde Summarios llevamos tiempo pidiendo.

ANDREA MALVIDO – O MORRAZO Lo hemos visto en películas y en series de televisión, nos han enseñado la teoría en las autoescuelas pero, ¿realmente sabemos lo que debemos hacer cuando se produce una parada cardiorrespiratoria? En España se producen alrededor de 24.500 paradas cardíacas al año, que causan cuatro veces más muertes que los accidentes de tráfico. Y O Morrazo no se queda al margen. Saber aplicar primeros auxilios en los cinco minutos iniciales puede ser clave a la hora de mantener a la persona con vida.

Técnica salvavidas

Dentro de éstos, la reanimación cardiopulmonar (RCP) cobra un protagonismo especial. Una técnica sencilla que puede ser realizada sin problemas por cualquiera. Gracias a ella, una niña en la playa de Rodeira, un vecino en la avenida de Bueu, en Cangas y un visitante extranjero en la playa de Melide, entre otros, lograron sobrevivir. Todos ellos, debido a la presencia cercana de un técnico de emergencias sanitarias (TES). En caso contrario, probablemente hubiesen muerto pues tres cuartas partes de la población no sabe cómo realizar la RCP. Además, el 80% de las paradas ocurren en el domicilio, donde no suele haber ningún sanitario y, en caso de que el afectado sobreviva, las secuelas pueden ser muy severas. Conocer las técnicas de RCP debería ser una asignatura obligatoria que, ya sea por falta de presupuesto o de tiempo, no se lleva a cabo como debería, destacan los expertos.

La labor de Efega

Conscientes de ello, desde la asociación Efega (Ensino e Formación en Emerxencias de Galicia), entre cuyos instructores se encuentra el cangués Óscar Graña, quieren dar respuesta a la demanda existente en educación sanitaria en todos los sectores sociales y laborales, que por su actividad profesional son, en ocasiones, los primeros en tener que actuar donde hay una emergencia.

Este colectivo sin ánimo de lucro está formado por cinco TES de distintos lugares de Galicia. «É imprescindible que todo o mundo coñeza as técnicas básicas de RCP para comezar a realizala antes da chegada dos servizos e así poder salvar vidas», confirma Graña. En Efega están comprometidos con esta necesidad, y por ello extienden su actividad a todos los ámbitos sociales.

En el municipio de Cangas, y también en Bueu y Moaña, forman a profesionales: en el cuartel de Policía, a marineros, a los conductores de autobuses de Cerqueiro, a acompañantes del transporte escolar, o en el centro de estudios Cangas que apostó por enseñar las técnicas básicas de reanimación, entre otros. Sin embargo, lo que más preocupa al equipo de Efega es el aprendizaje de estas técnicas en los colegios. Un grupo de investigación noruego demostró que la efectividad de la adquisición de habilidades en RCP básica en niños entre 10 y 12 años es del 100%, y al 93% de docentes les parece interesante impartir cursos de reanimación básica y desfibrilación semiautomática externa (DESA) en el instituto. Este último es muy importante debido a que el desfibrilador es el único aparato que puede indicar si el afectado está sufriendo una arritmia cardíaca.

Cursos básicos de RCP

Tras un fallo del corazón, el tiempo que pase es fundamental para conservar las expectativas de recuperación intactas. «Isto fai que a nosa actitude como testemuños do fatal accidente sexa de vital importancia», explica Graña. «O primordial é manter a calma e actuar seguindo uns pasos determinados». Son los que enseña Efega con sus cursos de RCP-B y DESA, de ocho horas, destinados a salvar vidas.
Además, la concienciación comienza a ser tal, que ya hay aparatos desfibriladores en los campos de fútbol de 1ª y 2ª división (a raíz de la muerte del sevillista Antonio Puerta), en hoteles, en grandes superficies y hasta en algunas comunidades de vecinos. También algunos cajeros automáticos disponen ya de este servicio para que cualquier persona pueda acceder e ellos en casos de emergencia.

De hecho según las recomendaciones de ERC debería haber un desfibrilador a dos minutos de cualquier lugar, algo a día de hoy utópico, pero quiza no tanto dentro de unos años, máxime si ponemos unas buenas bases en las nuevas generaciones.

Fuente

0 comentarios en “Paros cardíacos con esperanzas de vida”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.