Los ataques a profesionales sanitarios: ¿agresión a la autoridad?