Gasto farmacéutico: recortar es posible