CRÓNICA SUMMARIA n° 792/ Tomo 1, págs. 1033 y ss: Héroes del silencio.

Inicio Foro de Summarios Artí­culos CRÓNICA SUMMARIA n° 792/ Tomo 1, págs. 1033 y ss: Héroes del silencio.

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Autor
    Entradas
  • #52434
    DICLOZEPAM
    Participante

    CRÓNICA SUMMARIA n° 792/ Tomo 1, págs. 1033 y ss:

    Cuaderno de bitácora de la navecita del misterio: año 2043, de la E.P.(Era Podemos):

    Queridos summarios, os mando esta «nota mental» desde las Vegas. Elvis Presley, Curt Cobain y Michael Jackson me han acompañado a un congreso de psicofármacos de abuso, y después de las prácticas obligatorias he recordado una guardia tonta que hicimos hace tiempo…piiii….crigh, crogh,. Fiiinsss…..disculpad un momento.

    (Yo-en privado-:-¿Sí?….¡Adolf!, chato,  verzeiht mein , Meine fhuirer, pero la  teleconferencia mental con el coletas es por la otra línea. Te dejo. Dale recuerdos a tu amigo Stalin, y dile que ahora se ha puesto n°1 en los 40 principales).

    Buf…no imagináis cómo me duele la cabeza con estas «teleconferencias mentales», de manera singular con el Dr. Jiménez del Oso. ¡Tremendo! Me ocurre a menudo desde aquel día que me tragué 6 capítulos seguidos de Cuarto Milenio…
    Eso sí…Y la pasta que me ahorro en móvil (mi psiquiatra llora y me pide de rodillas que suba mi dosis de Risperdal…pero no, es un maldito camello
    que envidia mis poderes telepáticos).

    ¿Por dónde iba? Perdón, como os relataba,  estooo…era verano y era sábado noche, creo…uhm… Llevábamos un buen rato sin recibir avisos, así que estábamos viendo el programa de madrugada del gran pitoniso Sandro Rey, que esa noche tampoco pegaba una en el clavo, para variar. Pero ahí está el figura, en la cresta de la ola.

    Cuca:- ¿Cómo es posible que este tío gane millones como futurólogo?,  ¡si no acierta nunca!

    Guadaña:- Ja, pero mira la de gente que llama. Miles y miles. Son depresivos desesperados. Mejor que le llamen a él a que nos manden a avisos «urgentes» de gente que está triste y sola. Que llamen al Sandro de las narices.

    Tami:- El aspecto es de yonkarra total, ¿eh? Y la música de fondo, vomitiva.

    Diclo:- No hables así de nuestro padre espiritual. El ilumina nuestro camino por las noches…hacia la autolisis.

    EMISORA (Oráculo del Ántrax): – Crigh, cragh, crogh…piiii….XXX, ¿me recibes?

    Tami:- Sí, es triste, pero…te recibo. Cuéntanos.

    Oráculo:- Aviso «emergente» cerca de Aluche. Sois el dispositivo libre más cercano. Intento de autolisis.

    Tami: – Recibido. Salimos.

    Diclo: – Me toca a mí. Vamoooos (es que en el fondo no soporto a Sandro Rey, pero hago que me interesa).

    De un salto agarramos la tablet, las mochilitas , y los equipos y nos metimos en la navecita del misterio.

    Tami: – Te podías haber callado con lo de Sandro Rey. Te ha captado con sus gafas radiónicas y nos ha echado un mal de ojo, este desgraciado.

    Diclo:- ¿Rotativos, sirena?… ¿Qué me dejo?…

    Tami: – Te has dejado las gafas de leer, las de abueloma.

    Diclo:- Shit! Me apaño con éstas. ¡Pero además de acelerar, abre la barrera que nos incrustamos!

    Tami: – ¡Melón! Que tienes tú el mando en la mano. ¡Abreeee!…ainsss.

    Diclo: – Ah, sí, perdona. ¿Pongo nuestra melodía de matar?

    Tami:- Sí, por favor.

    Comenzaron los acordes del iPad con nuestro himno habitual: «Highway to Hell». Nos elevaba la adrenalina, y en cierto modo nos recordaba nuestro destino.

    Tami:- ¿Sabes lo que más me joroba de tener que ir a esta velocidad de vértigo?

    Diclo:- ¿Atropellar a una  hubara o avutarda hubara, del género Chlamydotis undulata?

    Tami:- No, doc, no. Lo de siempre.

    Diclo: – Ya…las multitas de los radares, aunque tengamos 7 minutos de tiempo previsto de llegada. Es una injusticia que sigo sin entender. Que te la pongan a ti, haciendo tu trabajo, y no la asuma el servicio. Esto es de locos.

    Llegamos en 9 minutos, después de esquivar al típico «peatón estulto total» que en lugar de pararse al vernos emprendió una ridícula carrerita (trote cochinero, en mi pueblo) y cruzó por delante de nosotros, así como a un par de coches posiblemente conducidos por pilotos «sordos y ciegos» que en lugar de frenar al oir la sirena y ver las luces, se te cruzan y se ponen delante, despacio, muy despacio e intentan no dejar que les adelantes.  Por supuesto los insultos que les dirigimos fueron en hebreo palindrómico. También ambos,  en un conocido túnel, recordamos, nos miramos al pasar delante de un radar que nadie, nadie, nadie, nadie en el summa sabemos que está ahí y…sonreímos para la fotito de la multa (daba igual, rotativos de colores ultrabrillantes, sirena ensordecedora,…). Hala, multita para Tami.

    Diclo: – Mándasela a DVuelta, ¿eh? Sólo faltaba que la tengas que pagar tú. Eso ya sería pagar por trabajar.

    Tami:- Sí, hijo, sí. Hemos tardado 11 minutos. A ver qué nos encontramos.

    Frenazo….

    Pues nos alegró mucho ver a la UVI 8 bajando escopetados y sudando, aunque nos dio remordimiento no llegar antes, pero nos pasa como a Fernando Alonso…es el coche, que no está a nuestro nivel.

    Diclo: – Lo siento, Vulnus, venimos de donde el viento da la vuelta.

    Vulnus: – No te preocupes, camarada. Luego te llamo y te cuento.

    Nosotros: – Hola a todos. ¿Os hacemos falta?

    Todos: – No, majos, luego os contamos.

    Iban Vulnus, Belencita (la DUE bombón), Deivid ( alias «The Body» que traía locas a todas en el SUMMA), y Manolo, nuestro querido Manolo algo tristón (había perdido el Atleti).

    Diclo:- Manolo, no te vengas abajo, que pronto remontamos, ya verás. Da recuerdos a todos en Las Águilas.

    Manolo: – Vale, figura. ¡Atleeti!

    Salieron raudos y veloces, es decir, a toda píldora hacia el Clínico.

    Tami:- Tengo sed. Y un vacío en el estómago.

    Diclo:- Pues pasamos por el chino o gasolinera más cercana. Pago yo.

    Volvimos a la base, ya más despacio, claro.

    Tras varios avisos sencillos, regresamos a las 6.30 am, así que decidimos ir a la churrería a desayunar, porque todavía nos colocarían el penúltimo y el que te hace salir tarde.

    Entramos en la churrería, y nos saludó Carlos, como siempre, con cara de alegría. Es la única persona a la que he visto sonreír a esas horas de la mañana siempre.

    Carlos: –  Buenos días, a los frescos de Barrio.

    Tami: – Buenos días, ¿nos pones 2 tanques de café y unos churritos?

    Carlos: – Marchando. Hoy os invito a los churros.

    Le dimos las gracias. Da gusto encontrar gente amable y desinteresada en este mundo.

    Sonó mi móvil. Era Vulnus:

    Vulnus: – ¿Os despierto?

    Yo: – Qué va, si estamos en plena ruta del bacalao. ¿Qué ha pasado al final?

    Vulnus:- Un bonita historia de amor: Romeo y Julieta, los dos yonkarras, y él va y se mete en la bañera en cueros, y se pega un tajito en la carótida. A ella le ha molestado porque estaba manchando de sangre el techo y las paredes. Entonces ha llamado al SCU, y luego os han avisado a vosotros, y a los 3 minutos a nosotros que estábamos casualmente cerca.
    Al llegar, la chica estaba histérica porque se manchaba el gress, y los coágulos dejan marca, y se limpian peor.
    La tensión del pollo en 50/30, y VIH+.
    Belencita ha cogido una vía que parecía imposible, yo me he puesto triple guante, y le he metido el puño en el cuello. Deivid y Manolo lo han subido a la camilla, y lo hemos llevado al Clínico.
    En la recepción, una amable y tranquila señora me ha empezado a preguntar datos, DNI, dirección del paciente….y cuando ya me iba a pedir las fotocopias compulsadas de su última declaración de hacienda, le he dicho amablemente: «Guapa, llama Vd. a los cirujanos vasculares o saco el puño del cuello del paciente, que ya es del hospital. Va a ver cómo se ponen perdidos el techo y las paredes…por cierto, esto es confidencial, pero no olvide comentarle a los vasculares que un poco VIH». Ha puesto careto y lo hemos pasado, para cabreo de los residentes de puerta.
    Mucha, mucha, mucha burocracia.

    Diclo: – Sobran administrativos…faltan médicos enfermeras, y técnicos, y… sobre todo contratos. ¿Estás bien?

    Vulnus: – Deseando que venga el relevo.

    Diclo: – Te llamo esta semana y tomamos una birra, ¿vale?

    Vulnus: – Cuando quieras. Un abrazo, camarada.

    Diclo:- Descansa. Ciao. Otro abrazo para ti, camarada.

    Estas cosas te hacen reflexionar:

    Ojo. Preguntas que surgirían en mentes retorcidas:
    El paciente atendido, que se salvó…
    a) ¿Era un yonki, VIH +, probablemente delincuente o de mala vida y que no paga impuestos?
    b) ¿Volverá a intentar una autolisis?
    c) ¿Han valido la pena tantos gastos médicos y de recursos materiales y humanos, sanitarios con buena preparación y experiencia?
    d) ¿El personal del SCU, volvería a sudar tinta de nuevo para decidir qué recurso manda?

    No sé qué pensaréis vosotros, summarios. Mi opinión es esta:
    1) Estoy convencido de que todos los que trabajamos en urgencias, SUMMA, Samur, 061, samer, como lo queráis llamar, hubiéramos actuado exactamente igual que Vulnus y su equipo. Desde el gerente hasta el último novato incorporado.
    2) Si se repitiera la situación… Estoy seguro de que volveríamos a actuar todos de la misma manera, tanto en el SCU como en la calle.

    Esto me lleva a sacar conclusiones:
    Sois/somos (yo el que menos) un equipo de sanitarios altamente cualificados a estos niveles:
    A) Técnico y profesional
    B) Experiencia
    C) Ganas de hacer lo mejor posible nuestro trabajo, a veces exponiendo nuestra salud y nuestras vidas.
    D) Sabemos tratar a » personas, pacientes o enfermos» con nombre, apellidos, familia, una vida…no a números.
    E) Nunca estaremos bien pagados, aunque nos tripliquen el sueldo, porque lo que hacemos no se puede pagar con dinero…y lo sabemos, pero…lo vamos a seguir haciendo.
    F) Si volviéramos a nacer…volveríamos a hacer lo mismo…somos como legionarios de la salud.
    G) Poca gente nos lo va a agradecer…ya lo sabéis.

    Así que «meteos» esto en la cabeza: como diría Julio Iglesias:
    SUMMARIO, ERES UN HÉROE….
    Y…LO SABES.

    Repítetelo cada vez que te veas en el espejo antes o después de las guardias: HÉROES.

    Fuerza y honor, Summarios.
    Buena guardia.

    Diclozepam (centurión jubilado)

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • El foro ‘Artí­culos’ está cerrado y no se permiten nuevos debates ni respuestas.
Ir arriba