#78728

jarr67
Participante
quetecuen wrote:
Me refería a que como usuario lector del foro igual que todos vosotros, se hace un poco aburrido leer siempre lo mismo, y todos estos comentarios los tenemos abiertos en 6 ó 7 temas diferentes, y el caso es que este tema que va de las competencias del DUE recae en una nueva discusión con los TEM, será que posiblemente tambien estamos demasiado a la defensiva????

O a la ofensiva, porque al fin al cabo, el colectivo de enfermeria, parece que tienen la sensación que tienen más que perder, cosa que desde mi punto de vista, no es cierta. Si no, insisto, que pena perder 3 años de tu vida, para discutir si un técnico puede o no dar un pinchacito que los propios enfermeros se lo enseñan a niños de 10 añitos.

quetecuen wrote:
Titulándose el tema como se titula hubiera visto más normal que las discusiones ,debates y diálogos fueran entre médicos y [email protected] ya que las competencias del DUE tambien siguen otro camino , como por ejemplo la prescripción de fármacos , nuevas especialidades ,etc , unas metas a las que quieren llegar los principales sindicatos de enfermería y nadie opina nada al respecto.

Con el médico no discute. Negocían. Tienen un carácter, digamos, más sumiso. Es su superior. Atacán al supuesto rival más débil.

Todo esto es muy sencillo. Hasta hace un años, enfermería se ocupaba de todas las areas (excepto, curiosamente la extrahospitalaria), algunas parcelas con más o menos gusto. Hoy en día, determinadas areas se están especializando (rayos, laboratorio, urgencias muy prontito). Lo que entonces parecían no importarles, hoy lo ven como una amenaza porque van especializando parcelitas que antes erán suyas, y encima con una formación de dos añitos (insisto uno menos que la suya, que no es moco de pavo).

Es la opinión de una persona que conoce un poquito y observa desde fuera. ¿Equivocado? Puede ser que si, puede ser que no. Pero algo de verdad tiene que existir, porque cada vez que el técnico sale a la palestra se arremete contra nosotros, desde el no podeis hasta verdaderos menosprecios, como dice el compañero Antoniononino.