España, por debajo de Europa en número de funcionarios