El trasplante de flora intestinal abre expectativas para el tratamiento de enfermedades metabólicas y trastornos digestivo