CRÓNICAS SUMMARIAS-VIII: La sedación terminal obligatoria (STO)