Crónicas Summarias-I: El día que me acosté con un político