Bayas de Goji: no son la panacea

El Goji se ha puesto de moda. La publicidad exagera sus beneficiosos efectos para la salud: como otras frutas similares (grosellas o arándanos), las bayas de Goji tienen vitaminas y antioxidantes, pero no son un medicamento.

Alarga la vida, reduce el riesgo de cáncer, refuerza el sistema inmune, ayuda a perder peso, mejora la respuesta sexual… ¿Qué es lo que logra todo eso? El consumo de bajas de Goji. Con una publicidad así, no es raro que estos frutos se estén convirtiendo en un gran éxito popular.

Lo cierto es que el Goji o baya del Tíbet, el fruto de una planta trepadora original de esa región, contiene abundantes vitaminas y antioxidantes, pero en un porcentaje semejante al de otros frutos del bosque, como arándanos o grosellas.

El goji o baya del Tíbet es un alimento como otros, no un medicamento, ni un elixir de la eterna juventud, a pesar de lo que digan sus partidarios. No merece la pena pagar por él un precio más alto que por cualquier otro fruto rojo.

Si quiere mantenerse en forma, procure tomar sus cinco raciones de fruta y verdura diarias… y cuanto más variadas y coloridas sean, mejor, porque esos colores indican distintas vitaminas y antioxidantes que hay que incluir en nuestra dieta.

¿Y las bayas de Goji? Pues si le gusta, inclúyalas en esa dieta y tómelas como otra fruta más, se beneficiará de sus efectos antioxidantes y no le hará daño… pero tampoco debe esperar mucho más.

Para más información

Calendario de frutas y verduras

Vitaminas y minerales

Antioxidantes

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba