Agua

Suena a poco este título, ¿verdad? Sin embargo, somos más agua que polvo, por mucho que la frase bíblica desmienta este aserto. El equivalente a un par de vasos de agua puede salvar la vida de un niño deshidratado o de un anciano.

La posibilidad de utilización de agua abundante es, sin duda, uno de los factores de mayor importancia a tener en cuenta a la hora de elegir lugar de vacaciones, o lo que es igual, cambiar nuestros hábitos de vida accidental y temporalmente. No es lo mismo planificar unas vacaciones en un camping, en un crucero o en un recorrido por tierras desérticas, pongo por caso.

El agua, siendo intrínsecamente vida, puede comprometer a la humanidad en batallas mortales por la supervivencia. Podríamos, por ejemplo, citar el conflicto político que se  originó por el transvase Tajo-Segura. ¿Agua para beber o agua para regar?

Las enfermedades infecciosas constituyen el grupo más frecuente de toda la patología médica, aunque la mayoría tienen un curso leve, subclínico o casi imperceptible. Su prevalencia y evolución es, en muchos casos dependiente de factores geográficos, socioeconómicos y culturales, entre otros. En países subdesarrollados las epidemias o brotes de cólera se cobran cientos de víctimas diariamente. La falta de agua potable y el consumo de las no potables es su principal desencadenante.

Read moreAgua

Una Medicina, varias Alternativas

Muchas veces a lo largo de nuestra vida profesional, los médicos nos vemos sobrecogidos y, a veces, angustiados por la enorme cantidad de recursos terapéuticos que la industria farmacéutica y afines pone a nuestra disposición.
Dicho así, cualquiera podría acusarnos de incongruentes pues parece, en principio, bueno tener mucho donde escoger. Sin embargo, la cuestión es otra. Los médicos tenemos que seleccionar el más adecuado entre los mejores remedios terapéuticos para cada uno de nuestros pacientes. No se trata, pues, de una mera elección un tanto azarosa sino que tiene un fuerte componente cualitativo y no sólo por el producto en sí, sino por la singularidad del enfermo.

Algunos sólo eligen de entre los métodos y productos de la llamada medicina tradicional occidental o medicina alopática, otros sólo de las llamadas medicinas alternativas y otros hacemos una combinación de la alopatía propiamente dicha con algunos métodos considerados menos convencionales, pero no por ello menos efectivos y de los cuales tenemos un amplio dominio y conocimiento.

Existen también los llamados PFP o productos farmacéuticos publicitarios, de los que habitualmente el médico no controla su prescripción. En ellos, la selección del producto, en función de las características del paciente, es escasa o nula. Cada vez son más abundantes estas sustancias puestas en el mercado a disposición del consumidor. Son compuestos dietéticos, cosmetológicos, “reconstituyentes” y algunos analgésicos menores. En ningún caso están exentos de posibles efectos secundarios sobre un organismo específico.

Algunos de mis pacientes, normalmente mujeres, han venido usando cremas carísimas que han producido daños en su piel, guiadas únicamente por la maravillosa publicidad de las mismas. No se niega aquí la bondad del compuesto, sino su eficacia cosmopolita. Otras veces, por la inadecuada utilización “casera” de algunos preparados dietéticos, se obtienen resultados contradictorios a los teóricamente esperados.

Los medicamentos contienen los llamados principios activos, solos (monofármacos) o en asociaciones. Luego de una muy exhaustiva investigación y pasados numerosos filtros se pueden poner en el mercado.

Read moreUna Medicina, varias Alternativas

La importancia de la limpieza del colon

El tubo digestivo es una membrana biológica de importancia capital en la nutrición de los seres vivos y, por tanto, en el mantenimiento y progresión de la vida. Recorre el organismo desde la boca hasta el ano. Está conformado por diversos compartimentos con características bioquímicas e histológicas propias.

A través del tubo digestivo entran en contacto con el organismo gran cantidad de sustancias procedentes del mundo exterior; unas saludables, otras menos. El tamaño, cantidad y velocidad de las moléculas circulantes por el intestino son factores determinantes de la absorción intestinal.

En condiciones normales, los residuos de los alimentos deben ser eliminados entre 15 y 20 horas después de su ingestión. Sin embargo, por las características de la alimentación deficiente en fibra, el estrés, los tóxicos, los hábitos de vida, ese tiempo puede llegar a convertirse en 15 ó 20 días. Todo ello produce estancamiento y putrefacción  de las heces en el último tramo del tubo digestivo, llamado intestino grueso, intestino terminal o colon.

El intestino grueso obstruido se convierte, así, en generador y reservorio de innumerables gérmenes patógenos que, por absorción, se incorporan a la sangre contaminando y “ensuciando” los demás órganos del cuerpo.

Cualquier técnica de limpieza intestinal, cual podría ser la hidroterapia del colon, no sólo es útil en cuanto que atiende a facilitar los mecanismos de permeabilización o impermeabilización de la pared intestinal, según convenga, sino que también actúa preparando esa pared para un más eficaz trabajo de sus membranas biológicas.

Hay clínicas especializadas en este tipo de terapia pero actualmente existen en el mercado métodos para el lavado intestinal doméstico.

Mediante la hidroterapia de colon cumplimos uno de los requisitos fundamentales de la acción terapéutica cual es “primero, no dañar”. Efectivamente, tal vez no haya una técnica más antigua que aquella que procura la limpieza del intestino, ya sea para depurarlo, desintoxicarlo, ya como mecanismo preventivo o coadyuvante de otras terapias.

El estado de vascularización adecuado, sano,  del intestino es de enorme importancia para la prevención o evitación de trastornos que puedan llegar a ser graves. La compresión, tanto de órganos abdominales como extraabdominales puede producir desde estreñimiento, colitis, colon espasmódico hasta alteraciones cardíacas, sin olvidar las frecuentísimas patologías vasculares de retorno venoso de los miembros inferiores.

El lavado del intestino terminal es una práctica higiénica que produce una desintoxicación y revitalización de la mucosa cólica. Conduce a una depuración de la sangre y, por extensión, de todos y cada uno de los órganos y sistemas del cuerpo humano.

El espejo del alma

¿Por qué envejecemos? Prácticamente desde el comienzo de la historia el hombre se ha planteado este interrogante, sin embargo, y pese a los adelantos de la ciencia, el enigma sigue existiendo. Tan sólo se han propuesto algunas teorías, más o menos científicas, que tratan de explicar el proceso de envejecer.

De cualquier forma, a pesar de no conocer la causa del envejecimiento, desde hace siglos, el hombre ha tratado de paliar e incluso disimular sus consecuencias.

Y es que nuestra sociedad rechaza aquello que no es físicamente atractivo. Las alteraciones inestéticas de la piel pueden producir, en algunos sujetos, alteraciones en el plano emocional: falta de confianza en sí mismos, autorrechazo, ansiedad… En definitiva, sufrimiento psicológico.

Cleopatra, en Egipto, tomaba baños con leche fermentada, rica en ácido láctico, para suavizar su piel. Las mujeres romanas utilizaban ácido tartárico del lodo sedimentado en las jarras de vino. Actualmente, el ácido cítrico es utilizado a nivel popular para blanquear manchas seniles y pecas. Todos estos no son más que ejemplos de peelings químicos más o menos agresivos.

Si equiparamos alma a salud, y espejo a aspecto físico, este último es el reflejo de nuestro bienestar. Enfermedades pasadas se siguen reflejando en la piel de cualquier parte de nuestro organismo. Nuestro rostro puede mostrar las consecuencias de enfermedades o tratamientos médicos necesariamente agresivos en un momento dado. Por ejemplo, el uso continuado de corticoides (potentes antiinflamatorios) produce obesidad localizada en la parte superior del cuerpo. El óvalo de la cara se transforma en lo que, en términos médicos, se llama “cara de luna llena”. Cuando esta terapia se suspende, la pérdida del edema iatrogénico puede dar lugar a la acentuación de los surcos nasogenianos y de las arrugas de las comisuras y perilabiales; la piel del cuello tiende a la hipotonía y, en general, aparece flaccidez generalizada. Se manifiesta como un envejecimiento prematuro y de rápida instauración.

Estos efectos se pueden paliar, sin necesidad de un sufrimiento añadido, con numerosas técnicas que la medicina pone a nuestro servicio.

Otras veces, solo pretendemos hacer correcciones de aquellos gestos inestéticos aparecidos como consecuencia del paso de los años o, simplemente, seguir una moda o disimular facciones que nos resultan más o menos desagradables. ¡Cuántas jovencitas de 20 años han pasado por mi consulta para modificar el perfil del labio y cuántas muchachitas de 70 lo han hecho para disipar las arrugas perilabiales, las frontales, la hipotonía del cuello o las patas de gallo! ¿Y qué podemos decir de la glabela del ejecutivo (o no ejecutivo), esas depresiones verticales que aparecen entre las cejas, forzadas por el gesto característico de pensar y pensar?

Sin entrar en la cirugía reparadora (lifting u otras plastias) la medicina estética ofrece muy diversas posibilidades de “estar guapos”. Para la corrección de surcos y arrugas más o menos profundos se han venido utilizando técnicas de relleno o soporte con colágeno, autocolágeno, tejido mesenquimatoso mixto, ácido hialurónico, preparados vitamínicos con ADN, entre otros.

En la actualidad, los materiales de relleno más utilizados son los hialinos, derivados del ácido hialurónico, por su eficacia, seguridad y durabilidad (entre 6 meses y un año). En ocasiones, se hace un método mixto con la combinación de relleno de arrugas y aplicación de toxina botulínica en la parte superior del rostro (periorbital, frente y glabela).

Todas estas técnicas son ambulatorias y de efectos prácticamente inmediatos.

Cleopatra probablemente ya intuía que el espejo del alma es el rostro.

Porque la “arruga es bella” y más si no la tenemos; porque el labio un poquito grueso y la boquita de piñón son más sensuales; porque las arrugas de expresión son más atractivas si sólo se marcan al reír; y, porque el pensamiento puede ser, a veces, permeable, pero nunca transparente.

Contra el dolor (II)

Las endorfinas  son neurotransmisores opioides que se producen en el Sistema Nervioso Central y actúan como moduladores del dolor, la reproducción, la temperatura corporal, el hambre y las funciones reproductivas.

A mediados de la década de los setenta se demostró la presencia de receptores opiáceos en el intestino del cobayo y en los órganos reproductores del ratón.

Posteriormente se descubrió que estos receptores se encontraban distribuidos también en la médula espinal y, al estimularlos, producían analgesia, lo que llevó a suponer la existencia en el cerebro de una sustancia endógena “similar a la morfina”.

En términos generales, se puede decir que el cuerpo humano no padece dolor de forma continua porque existen en circulación esas sustancias que reequilibran y, en todo caso, controlan los excesos, amortiguando en unos casos y activando en otros. La neuralterapia coopera con las endorfina inyectando sustancias determinadas en puntos específicos, que van dirigidos a órganos diana, para producir la acción deseada. El efecto del láser, de la magnetoterapia, de la corriente galvánica actúa también como reestructurador de energía electroquímica, abriendo o cerrando canales en las membranas de las células, para permitir o prohibir el paso de determinados iones responsables de la sensación dolorosa.

Existen dos tipos de láser médicos: los de alta potencia que sirven para cortar tejido y los de baja potencia o láser frío que, por medio del proceso llamado photobioestimulación, se emplea para inducir la recuperación del tejido. Cuando el cuerpo absorbe un rayo láser frío, se produce una estimulación de la actividad  celular, una activación de  la comunicación intercelular y se mejora la circulación sanguínea.

La  magnetoterapia de alta y baja frecuencia juega con los iones libres e incluso moléculas equilibradas eléctricamente, como el agua, que funcionan como dipolos, debido a la orientación de sus cargas.  La influencia de un campo magnético sobre estos elementos aporta un incremento del movimiento de los mismos, el cual, acelera los procesos químicos en el organismo, favorece la acción de la bomba sodio-potasio y ayuda a regular los intercambios en los tejido en que éstos se veían disminuidos por la acción de una patología crónica o inflamatoria.

Dentro de la electroterapia como técnica de fisioterapia, el primer tipo de corriente que se comenzó a utilizar fue la galvánica por su eficacia y sencilla aplicación, pero han ido cayendo en desuso progresivo debido a que existen otro tipo de corriente con los que se obtienen similares o mejores resultados y tienen menos efectos secundarios. Uno de ellos es la terapia TENS (“Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation”). Actúa estimulando los receptores del dolor con frecuencias comprendidas entre 2 Hz y 150 Hz y con una apropiada forma de onda. Estas frecuencias, además de eliminar el dolor, estimulan al encéfalo para que produzca betaendorfinas.

Hay, sin duda, muchos y buenos sistemas para controlar el dolor. La cuestión es, como siempre, seguir los pasos correctos en la investigación, evaluar, comparar, tomar decisiones y, en último término, optar por la mejor de las estrategias terapéuticas posibles para el paciente.

Contra el dolor (I)

El aparato locomotor, el soporte estructural que permite y hace posible la postura, el movimiento y el gesto, es a menudo maltratado por sus dueños, y ocurre frecuentemente que cuando queremos servirnos de él o realizar determinadas acciones, responde con algias, contracturas o, simplemente, no responde. Arantxa Sánchez Vicario o Miguel Indurain o Rafa Nadal o cualquiera de nuestros campeones deportistas de primera línea, no han llegado a obtener sus títulos sentados en un sillón, sino que han necesitado horas de preparación física para conseguirlo. A lo largo de su carrera han superado lesiones más o menos graves con éxito.

El dolor, ese monstruo al que diariamente nos enfrentamos los médicos, es un signo de alarma. Gracias a él somos avisados de que algo no marcha bien en el organismo. Pero es necesario superarlo, tratarlo y, si me apuran, animarlo. El dolor articular, muscular o tendinoso puede ser debido a muy diversas causas: simples contracturas por estrés, enfermedades degenerativas como la artrosis, o autoinmunes como la artritis reumatoide…

Algunas personas no son capaces de superar un dolor local y eso provoca un síndrome álgico generalizado por contracturas y malos hábitos posturales que, de mantenerse en el tiempo, derivan en una situación anormal, con atrofia de determinados músculos, hasta afectar seriamente al movimiento.

Otras veces, nos atiborramos de calmantes con la finalidad de ir “poniendo parches” para poder “seguir tirando”. Los analgésicos (fármacos contra el dolor) y otros tratamientos convencionales no están en desuso; sin embargo hoy en día contamos con nuevas y perfeccionadas técnicas para tratar el dolor por sí solas o como acompañantes de las anteriores.

Desde la milenaria acupuntura practicada por los chinos, hasta los sofisticados métodos de electromedicina, todos ellos tratan ese soporte fisiológico que es nuestro aparato locomotor para mantenerlo a punto. La Filosofía China en la que se basa la medicina tradicional de aquel país, considera el cuerpo humano como un microcosmos, como un universo en pequeño. En él existen una serie de canales por los que circulan diversos tipos de energía, que denominan energía ancestral o hereditaria; energía psíquica; energía trófica o nutritiva; energía superficial defensiva; energías perversas, etc. Cuando alguno de estos canales se encuentra obstruido aparece un vacío energético por detrás de él y un exceso por delante, dando lugar a la enfermedad. Los puntos de acupuntura no son más que las “llaves” que permiten tras su manipulación con la aguja clásica, el masaje o el láser, reconducir la energía de forma fisiológica.

Read moreContra el dolor (I)

El Coaching en el trabajador de la urgencia extrahospitalaria

El Coaching en el trabajador de la urgencia extrahospitalaria

El Coaching es un proceso de entrenamiento personalizado por medio del cual, el coach, o entrenador, pone a disposición del coachee o persona que lo recibe, los medios y técnicas adecuadas para ayudarle a  desarrollar su potencial  latente, despertando en él  la motivación para evolucionar en cualquier aspecto de la vida, personal o profesionalmente.

Ayuda a superar los miedos, frustraciones, sentimientos de pérdida, soledad, inferioridad, depresión, desilusión, apatía, envidia o resentimiento y  enseña confianza en uno mismo y en los demás.

Los profesionales relacionados con la  sanidad convivimos a diario con el dolor, la depresión, la angustia generados por la enfermedad. Enfrentamos situaciones de miedo, frustración e impotencia con demasiada asiduidad. Si a esto le añadimos las presiones provenientes de las circunstancias laborales como son la competitividad, la turnicidad, la nocturnidad, la bajada salarial, el aumento de la jornada anual, la imposición de vacaciones o la práctica imposibilidad de disfrute de un puente vacacional, que conlleva a la “desconciliación” real de la vida familiar con la vida laboral, como ocurre en el ámbito de la urgencia extrahospitalaria, no es de extrañar que muchos de nosotros nos instalemos en un mundo de sentimientos negativos y  de baja autoestima.

Read moreEl Coaching en el trabajador de la urgencia extrahospitalaria

Mesoterapia: Otra alternativa terapéutica

Quizás todos hemos oído hablar de la mesoterapia como técnica de medicina estética para tratar zonas localizadas de celulitis (lipodistrofia) o la mesoterapia facial, en el tratamiento de las arrugas cutáneas.  Pero la mesoterapia, sola o como coadyuvante, va mas allá y puede ser utilizada  en el tratamiento de muchas otras afecciones que aqueja el ser humano.

Antes de continuar, me gustaría hacer una aclaración. En abril de 2011, la Alta Autoridad de Salud de Francia prohibió las prácticas de lisis adipocitaria con objetivos estéticos, a excepción de la lipoaspiración. La mayoría de las Sociedades de Medicina Estética y grupos de  profesionales pusieron bajo sospecha esta decisión considerando esta situación como una lucha económica y de poderes. La única práctica de todas las lipolíticas que tiene decesos comprobados es la lipoaspiración o liposucción, como expresó el presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Estética, Dr. Raúl Pinto. ¡Y justamente es la que no fue prohibida por el Real Decreto! Jean Luc Bachelier, vicepresidente del Sindicato Nacional de Médicos estéticos, con sede en Francia y afiliados españoles, declaró que la prohibición no estaba justificada, puesto que las complicaciones ocurrían todas en una clínica, la cual tenía otros problemas por malas prácticas.

Cuatro meses más tarde a la publicación del Real Decreto, se levantó la restricción tras investigaciones que lograron demostrar que los procedimientos estéticos y no invasivos o micro-invasivos son efectivos y pueden ser alternativas viables a las cirugías. El problema radica, más bien, en que muchas veces,  estas técnicas son aplicadas por personal no capacitado, en locales no acondicionados, sin seguir estrictamente las normas de asepsia y sin conocer exactamente la farmacología y limitaciones del fármaco empleado.

El padre, en 1952, de la mesoterapia es el médico francés Michel Pistor.  Su nombre proviene de la capa de la piel en la que se inyectan las sustancias, que proviene del mesodermo embrionario. Su técnica es muy sencilla; consiste en microinyecciones locales, bajo la piel (entre 1 y 4 mm bajo su superficie) de múltiples gotitas de una mezcla medicamentosa, específica para cada tipo de patología, destinada al alivio, cuidado o cura de la afección a tratar. La mezcla se introduce lo más cercanamente posible al órgano a tratar o sobre la propia lesión si ésta es visible. Por ejemplo, en la alopecia se inyecta al enfermo en el cuero cabelludo; en el higroma de rodilla, alrededor del mismo y sobre la piel que lo recubre.

Podríamos citar como ventajas principales del método mesoterápico: la focalización del tratamiento que permite utilizar menor cantidad de medicamentoel fármaco se concentra en el lugar mismo donde debe actuar y, aprovechando el efecto “depósito”, permite dilatar en el tiempo nuevas administraciones del mismo; evita el paso gástrico; y, tiene bajo coste.

Read moreMesoterapia: Otra alternativa terapéutica

Nuevos enfoques de la Sofrología: el Coaching

En los últimos tiempos se ha puesto muy de moda el “coaching” como un proceso de entrenamiento personal, personalizado y confidencial que trata de cubrir el vacío existente entre lo que la persona es ahora y lo que desea ser. Sus orígenes se sitúan en el ámbito deportivo y debido a los excelentes resultados obtenidos con él, comienza a aplicarse en la empresa para entrenamiento de grandes directivos, ejecutivos y empresarios, primero, y de trabajadores pertenecientes a otros estratos laborales después. El gran éxito obtenido en los campos mencionados hizo que esta técnica se extendiera a otros. Desde 1990, en EEUU, ha ido tomando relevancia en el ámbito de lo personal para ayudar al ser humano a trazar su plan de vida y a concretarlo.  En España está en constante desarrollo con técnicas enfocadas a la mejora del bienestar personal.

La sofrología, como os adelanté en mi artículo de ayer, es la ciencia de la armonización de la consciencia humana. Por ello, en tanto en cuanto busca el equilibrio y la armonía  podemos encajarla  como una de las herramientas que puede ser utilizada por el coach para entrenar a sus clientes. Pero hay más, algunos sofrólogos, como Manel Marina, se autodefinen como “coach en armonía”, puesto que con el método sofrológico trata de ayudar a conseguir la tan ansiada armonía de vivir.

La sofrología  no hace como otras escuelas o terapias que parten de la reflexión y el pensamiento sino que toma como punto de partida lo concreto y material (el cuerpo y sus sensaciones) y va elevando a la persona a lo psíquico y espiritual, siguiendo sus tres principios básicos que son: principio del esquema corporal, haciendo consciente al ser de su realidad física (sensaciones, posición, equilibrio); el principio de realidad objetiva y pensamientos positivos, que nos permite tomar conciencia de nuestra propia conciencia, aproximándonos a nuestro mundo interno, con experiencias que presentan aspectos positivos, negativos y neutros (no solo negativos); y el principio de acción positiva que establece que el destino no existe, somos lo que pensamos y lo que creemos que podemos ser y llegar a ser. Este principio nos llevará a ir desarrollando una actitud positiva que nos permitirá enfrentar problemas y hallar soluciones.

Las técnicas de relajación (o de tensión-relajación, en la Relajación Dinámica de Caycedo) tienen como objetivo conseguir una situación de relajación muscular similar al de la hipnosis, pero con un estado de alerta mental que escucha las diferentes sensaciones de nuestro cuerpo y en todo momento, es la propia persona la que dirige el proceso.

El objetivo del entrenamiento sofrológico es potenciar lo positivo a través de sensaciones y percepciones corporales agradables, con pensamientos dinámicos buscando sentimientos de equilibrio interior, paz y armonía.

Sofrología: hacia la búsqueda del yo

Etimológicamente la palabra Sofrología significa estudio de la consciencia en equilibrio. Las raíces de este término son griegas: “sos”: serenidad o armonía; “phron”: cerebro o mente; “logos” o “logia”: ciencia.

La Sofrología considera  la consciencia como la energía que integra las estructuras psíquicas y físicas del ser humano, considerando éste como un ente indivisible, original y trascendente.

El padre de la sofrología es el neuropsiquiatra colombiano Dr. Alfonso Caycedo, quien en 1960, en calidad de médico interno del hospital Provincial de Madrid, bajo la dirección del profesor López-Ibor, crea esta ciencia. Su objetivo es ofrecer un tratamiento alternativo al enfermo mental que no fuera el electroshock o el coma inducido con insulina.

En 1963 conoce en Suiza al Profesor Binswanger quien introdujo la fenomenología como método de investigación en psiquiatría. Se dio cuenta de que la psicopatología tradicional estaba viciada por el naturalismo y el método fenomenológico le permitía aproximarse a la realidad del paciente, manteniéndola viva e inmediata.

En 1964 viaja durante dos años a la India donde conoce formas de meditación que producen modificaciones en los estados de consciencia. Allí visita los más importantes ashrams (lugares de meditación  y enseñanza hinduista, tanto religiosa como cultural, en el que los alumnos conviven bajo el mismo techo que sus maestros).

Las raíces de la Sofrología las encontramos, pues, en el budismo, Raja-Yoga y zen japonés. Y sus bases filosóficas en la fenomenología trascendental.

En muchas ocasiones se confunde Sofrología con relajación, pero la sofrología va más allá. Si bien utiliza técnicas de distensión y relajación como método de control del stress, también realiza un entrenamiento mental que tiene como meta conseguir autoconfianza,  autoconocimiento y autocrítica y enseña a vivir y a disfrutar del momento presente, del aquí y del ahora, sin refugiarse en el pasado o en la mera proyección hacia el futuro y en última instancia, enseña a la persona a ser feliz desde su propia realidad.

Estimula el hemisferio derecho del cerebro elevando así el nivel de creatividad e intuición. En la educación occidental se tiende a descompensar el equilibrio entre los dos hemisferios, dando más predominio a la parte izquierda. El entrenamiento sofrológico trata de armonizar las funciones de ambos.

También tiende a equiparase con la hipnosis. Sin embargo, la sofrología establece un estado mental sin disociación. El individuo controla en todo momento el proceso y toma consciencia del mismo.

Read moreSofrología: hacia la búsqueda del yo