Las llamadas telefónicas al servicio de emergencias en el 7-J

Las llamadas telefónicas al servicio de emergencias en el 7-J: ‘Hay gente muerta tendida en el suelo’

LONDRES.- Viajeros desesperados, palabras de dolor, incertidumbre y miedo… Eso es lo que escucharon los trabajadores del servicio de emergencias londinense en los minutos que siguieron a los atentados del 7-J. Hoy se han escuchado por primera vez las llamadas que se hicieron ese día al teléfono de emergencias, en un intento de evaluar la eficacia de la respuesta.Los miembros de la comisión del Ayuntamiento de Londres que analiza la actuación de los servicios de emergencia pudieron escuchar las grabaciones de las llamadas telefónicas de víctimas desesperadas, personal del metro y viajeros.

.- Viajeros desesperados, palabras de dolor, incertidumbre y miedo… Eso es lo que escucharon los trabajadores del servicio de emergencias londinense en los minutos que siguieron a los atentados del 7-J. Hoy se han escuchado por primera vez las llamadas que se hicieron ese día al teléfono de emergencias, en un intento de evaluar la eficacia de la respuesta.

Los responsables de los servicios de emergencia comparecieron ante la comisión, que alabó su reacción en los atentados, en los que murieron 56 personas, incluidos los cuatro terroristas, y 700 resultaron heridas.

“Han pasado cuatro meses desde los trágicos sucesos del 7 de julio. Debemos ver qué lecciones podemos aprender para el futuro”, dijo Richard Barnes, presidente de la comisión.

“Hay gente tendida en el suelo”

En una de las llamadas emitidas, el comunicante describe la dantesca escena que presencia en Tavistock Square, donde el suicida Hasib Hussain hizo detonar su bomba en el autobús de la línea 30.El comunicante dice a la Policía que un autobús acaba de explotar debajo de su ventana y asegura que hay “gente tendida en el suelo”. “Creo que las ambulancias están en camino, pero hay gente muerta“, afirma, mientras el ruido de las sirenas se escucha en un segundo plano.En la reunión, el director del metro de Londres, Tim O’Toole, explicó que tuvo el primer conocimiento de que había problemas en la línea del suburbano a las 8.51 de la mañana, tras recibir una llamada desde la estación de Edgware Road, donde explotó una de las bombas.

En ese momento, el personal del metro atribuía el problema al suministro eléctrico, añadió. Sin embargo, tras analizar la situación, a las 9.15 de la mañana se tomó la decisión de cerrar todas las líneas del metro de Londres.

O’Toole subrayó que la comunicación entre los distintos servicios de emergencia, el Ayuntamiento y el Gabinete del primer ministro, Tony Blair, fue “constante”.Por su parte, el oficial de Scotland Yard Alan Brown, encargado de coordinar la respuesta a los atentados, consideró que los servicios de emergencia trabajaron “con la profesionalidad que la población de Londres podría esperar”.

En su opinión, el papel de la policía fue “único”, ya que tuvo que “coordinar el tráfico, asegurar las zonas donde se registraron las explosiones, asistir al rescate de los supervivientes, identificar a los muertos y tratar de que Londres volviese a la normalidad”.La comisión tiene previsto elaborar un informe con recomendaciones para futuros planes de emergencia, que será publicado en marzo próximo.