La Fiscalía de Málaga se compromete con el Colegio de Médicos a calificar de

Ptah escribió: “Según lo acordado, el paciente que agreda a un profesional sanitario en el ejercicio de sus funciones, independientemente del tipo de contrato que tenga, se tendrá que enfrentar a una condena de 2 a 4 años de prisión y multa de 3 a 6 meses, frente a la pena que hasta ahora se venía solicitando como falta, de uno a dos meses de multa

Redacción, Málaga (20-3-07).- La Fiscalía de Málaga se comprometió con el Colegio de Médicos de esta provincia a calificar de delito de atentado todas las agresiones a los facultativos, tal y como se ha desprendido de una reunión mantenida ayer, 19 de marzo, entre el presidente de la entidad colegial, Juan José Sánchez Luque, y el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Málaga, Manuel Villén Navajas.

Pincha en Leer más… para leer el resto del Artículo.

Sánchez Luque mostró su “satisfacción por el paso tan importante que supone la adopción de esta medida por su contribución a la dignificación del ejercicio profesional del médico”. En el encuentro participaron también el letrado coordinador de los servicios de la Asesoría Jurídica del Colegio, José Enrique Peña Martín, y la directora técnica del Área del Defensor del Colegiado, Aurora Puche Aguilera.

La principal modificación que se va a llevar a cabo tras el compromiso alcanzado con el jefe de los fiscales será que el paciente que agreda a un profesional sanitario en el ejercicio de sus funciones, independientemente del tipo de contrato que tenga, se tendrá que enfrentar a una condena de 2 a 4 años de prisión y multa de 3 a 6 meses, frente a la pena que hasta ahora se venía solicitando como falta, de uno a dos meses de multa.

El máximo representante de la institución colegial trasladó al fiscal jefe la preocupación con la que están viviendo desde la institución colegial las repetidas agresiones a médicos y planteó la necesidad de que exista una postura unánime y homogénea desde la Fiscalía para que califique, en todos los casos, estos actos como delito de atentado a funcionario público.

Por su parte, el fiscal jefe demostró una enorme sensibilidad con todos los colectivos afectados y muy especialmente con los facultativos, comprometiéndose a la adopción de las medidas necesarias para conseguir la unificación del criterio de los fiscales a la hora de emitir una calificación como delito.

Del mismo modo, la Fiscalía mantuvo una actitud totalmente receptiva a la propuesta presentada por los representantes del Colegio de Médicos para la petición, en aquellos casos que resulte necesario, de medidas de protección a la víctima que incluyan las ordenes de alejamiento del agresor con respecto al profesional agredido y el oficio a la institución sanitaria para excluir al paciente del cupo del médico agredido.”