Depur Mon no limpia el pulmón

En su publicidad, el jarabe Depur Mon dice ayudar a limpiar los pulmones, por lo que se recomienda especialmente a personas fumadoras. No se lo crea: no es un medicamento, y sus presuntas propiedades distan mucho de ser reales…

En teoría, Depur Mon ayuda a la función depurativa y respiratoria del pulmón. Este jarabe pretende ser un depurativo pulmonar, y presume de ser eficaz para ayudar a los pulmones a defenderse de las agresiones que para los pulmones suponen los cientos de sustancias químicas que respiramos a diario. Nos fijamos en su composición para ver que realmente Depur Mon no es lo que pretende.

No es un medicamento

  • El jarabe Depur Mon es una mezcla de varias plantas (eucalipto, pino, equinacea..) que tradicionalmente se han usado como expectorantes, a menudo sin una evidencia científica sólida que respalde es uso.
  • Se trata en principio de plantas, eso sí, que se consideran seguras y no suelen producir efectos adversos, salvo en personas alérgicas.
  • Pese a su formato “jarabe”, Depur Mon no es un medicamento. Por tanto, no ha tenido que demostrar su eficacia antes de ser puesto a la venta. Se trata simplemente de un complemento alimenticio, y los requisitos para salir a la venta son mucho menos exigentes.

¿Depurar los pulmones?

Dejando a un lado que se trata de un alimento, y no ha pasado los controles que se exigen a los medicamentos, a juicio de la OCU el problema de Depur Mon es lo que se deduce de su optimista mensaje publicitario.

De entrada, el concepto depurativo pulmonar es equívoco y carece de base científica. Y es especialmente problemático transmitir la idea de que una persona puede depurar sus pulmones usando Depur Mon, aunque sea un fumador empedernido. Este tipo de afirmaciones puede generar la idea, en un consumidor mal informado, de que aunque no deje de fumar, utilizando este producto podrá reducir los efectos perjudiciales del tabaco.

El tabaco, enemigo del pulmón

No es así. Por mucho expectorante que use, el fumador no conseguirá “depurar” sus pulmones. No hay depurativo que valga para frenar, combatir o compensar los efectos del tabaco, y transmitir esa idea, aunque sea de forma sutil o disimulada, es peligroso.

El tabaquismo es absolutamente letal para la mucosa respiratoria, que está tapizada de cilios (filamentos similares a pequeños pelillos) que se encargan de empujar hacia la garganta de la mucosidad, el polvo y las partículas inhaladas para que sean evacuadas. En las personas fumadoras, estos cilios se van destruyendo progresivamente, con lo que las flemas quedan en los bronquios y los irrita, produciendo así su expulsión en forma de tos productiva.

El problema, por tanto, es la acción directamente destructora del tabaco, que es la responsable de la tos crónica o de los frecuentes procesos bronquiales que pedecen los fumadores. Y usar Depur Mon no impedirá esta destrucción.

La opinión de la OCU

  • Depur Mon no puede hacer nada para impedir la destrucción de la mucosa por efecto del tabaco.
  • El fumador que quiera “depurar sus pulmones” debe, antes de nada, dejar de fumar. Sólo tras abandonar el tabaco los fumadores consiguen reducir o incluso revertir el ritmo de deterioro de la función respiratoria, además de reducir de forma importante el riesgo de contraer cáncer de pulmón (entre otras enfermedades).
  • Las personas que tengan problemas para expectorar o “arrojar” las secreciones respiratorias deberían acudir al médico y consultar: él evaluará el caso y establecerá cual es el tratamiento más adecuado.
  • En cualquier caso, una buena hidratación es la mejor manera de hacer más fluidas las secreciones y mejorar la expectoración. Y beber agua es mucho más barato que tomar 20 mililitros diarios de un jarabe cuyo frasco de 250 mililitros cuesta 21,95 euros (hablamos de cerca de dos euros diarios).

Para más información

Tabaco y salud

Cigarrillos electrónicos

Fuente